La digitalización masiva de todos los procesos de negocio de las empresas obliga a los responsables de proyectos a revisar y actualizar la forma en que todos nos aproximamos a las soluciones.

La nube ha cambiado no solo la forma en que se adquiere el software, sino también la visión táctica y estratégica con la que debemos justificar la implantación de proyectos.

Desde el punto de vista táctico, podemos implantar soluciones en tiempo récord, sin necesidad de hardware y con una intervención reducida de equipos de IT o de infraestructura. Desde el punto de vista más estratégico, ofrece a las compañías soluciones que evolucionan gracias a importantes sumas en inversión I+D, seguras, siempre actualizadas y con mejoras constantes. Todos los meses tenemos nuevas funcionalidades y herramientas, que nos obligan a estar actualizados.

La Power Platform es la plataforma que con toda seguridad encabeza la evolución tecnológica en la actualidad. Esto es así porque Microsoft no solo no tiene dependencias de terceros, sino que crea su propio software nuevo. Tiene su propia nube, su propia base de datos, y dispone del abanico más completo de soluciones desde aplicaciones de negocio hasta herramientas propias de desarrollo.

La velocidad con que evolucionan todas las tecnologías de Microsoft en todos sus niveles y equipos, se transmite al resto, generando una vorágine de innovación que contagia a todos los que las utilizamos o implementamos.

La situación cobra incluso más impulso y velocidad con una serie de principios tales como plataformas abiertas, open source, multi fabricante, y también a nivel de acuerdos con grandes competidores.

La estrategia de Microsoft con las soluciones de negocio termina de consolidarse con su propia estrategia para nuevos productos. Soluciones como Customer Voice, Project for the Web, Project Operations, Approvals, y buena parte de Dynamics 365, están construidos sobre esta misma plataforma.

Este último enfoque es el que fortalece incluso más la apuesta de Microsoft por la Power Platform, e incluso cómo Microsoft incentiva a sus equipos de producto a trabajar cada vez más unidos, para desarrollar más y mejores soluciones.

power_platfom

La tecnología de esta manera evoluciona para cubrir las necesidades del futuro. Para 2025, el 75% de los trabajadores serán “millennials”. Estos trabajadores son nativos digitales, piensan en apps, movilidad y en IA de forma natural. La forma de abordar la tecnología es mucho más cercana, y por lo tanto requieren plataformas que den respuesta a este enfoque.

Desde Axazure nos hemos transformado y evolucionado para poder enfocar los nuevos proyectos con la Power Platform, ofreciendo soluciones en semanas en lugar de meses, y con la posibilidad de evolucionarlas de forma mucho más ágil. Pero nuestro cambio requiere también un cambio por parte de los clientes, de cara a afrontar los proyectos de forma más flexible, intentando aprovechar funcionalidades estándar de la plataforma y optimizar los esfuerzos de implantación en los elementos que más valor ofrecen a los equipos de negocio.

Nos toca empezar a ver como digitalizar más procesos, y más rápido. De esta manera los tendremos preparados para la siguiente evolución, capacitando a los negocios de uno de los valores que más se buscan últimamente, que es la adaptación a situaciones adversas o resiliencia empresarial.

En tiempos como los actuales, empresas con altos índices de resiliencia son las más valoradas, ya que tienen mucha más capacidad de garantizar la continuidad del negocio.

La Power Platform sin duda ofrece una oportunidad única para evolucionar a las organizaciones, y de ayudar a su continuidad. La decisión de apostar por Microsoft es sin duda hoy en día una apuesta firme y segura.

Demian Raschkovan

Demian Raschkovan

¿Quieres compartir?